Cuatro Paredes

Noe Vera

Con poemas escritos a la hora incierta del sueño, sincronizados con el ritmo de la respiración de una familia que duerme Cuatro paredes de Noe Vera (Buenos Aires, 1980) capta esa cadencia que usa la imaginación en estado nocturno. Noe trabaja ese tipo de parlamentos y lo hace con la seguridad de quien conoce la tierra que cultiva.

En esa lucha por escribir en el ritmo y en las preocupaciones del presente se entrega todo: encabalgamientos enfáticos, rabiosa prosa escanciada (con rabia) lean "Calle Venezuela". Incluso en ese otro poema escrito a la calle Libertad, de preocupación modernista y de un desarrollo difuso que termina por capturar al lector, este libro deja leer lo que se espera de la "alta poesía".

La lectura de Cuatro paredes exige: al lector resto para bancar la intensidad y a la poesía una definición. Esa demanda se pide desde un texto que deliberadamente quiere identificarse y festeja pertenecer a la poesía contemporánea.

Tapa de Cuatro Paredes

  • © 2015 DR>. Con reservas con la derecha.
  • bombo (a) determinadorumor*com*ar
  • Diseño inspirado en Type & Grids