El campeón existencial

Ana Inés López

¿Que tiene el mundo que ofrecerle a un poeta? La respuesta de Ana Inés López (Lobos, 1982) parece ser una: su época. Esto no se ve en los poemas porque estos sean ventanas transparentes al afuera. Si bien en El campeón existencial hay mucho de ventanillas en viajes en combi, de cielos oscuros que se ven desde un departamento, de pantallas donde titila una lista de canciones para escuchar; el presente emerge en estos textos como una carga muy concreta, algo con que lidiar y que convierte los versos en acumulaciones de densa experiencia en la vida de una chica.

La época es la épica de Ana Inés. Su poesía está impulsada por la melancolía con que mira esa sumatoria a su alrededor de la que no hay mucho más escape que hacia arriba. Adquirir una confianza. Por eso sus poemas son tan reflexivos pese a su apariencia material. Vivir en el presente no es siempre una fiesta, no siempre es divertido, no está sonando permanentemente música electrónica. La aventura es entonces ser cada vez más consciente, poner el agua para un té y mirar fijo para encontrar una razón determinante como un relámpago, como cualquiera de los que refulgen en este libro.

Tapa de El campeón existencial

  • © 2015 DR>. Con reservas con la derecha.
  • bombo (a) determinadorumor*com*ar
  • Diseño inspirado en Type & Grids